lunes, 26 de diciembre de 2011

Sólo sé que no sé nada


Hace una semanita tuve la suerte de que la gente del Síndrome Up me llamaran para formar parte de su redacción multimedia. Uno de esos pequeños privilegios de conocer a la gente que ha echado a andar esta preciosa historia. Se trataba de montar un “taller de periodismo” con los chicos y chicas que iban a participar de este congreso en torno a la discapacidad.
Cuando piensas en que vas a ir allí y puedes enseñar a otra gente porque tienen una discapacidad, ya estás cometiendo el primer error. Te colocas inconscientemente en un plano superior irreal. Es cierto que la gente que estábamos en el taller éramos periodistas con bastante experiencia, pero yo sabía dónde me metía realmente y que iba a aprender mucho más de lo que pensaba.
Al llegar, Alfredo Casares y Diana González (almas de nuestro taller) nos colocaron por grupos. Marian, Jon, Helena, Beatriz y yo formábamos uno que tenía como objetivo contar qué sucedía en torno al taller de magia que se había montado para l@s más pequeñ@s. Primer reto. ¿Qué hacemos?
Vas con la idea de enseñar y la primera lección (y fundamental) es que no sabes nada. Que te hablan de discapacidad y piensas en gente que no puede hacer cosas, y es justo lo contrario. Es gente que puede hacer (que podemos hacer) muchas cosas y otras no. Y entonces te das cuenta que también tienes límites en tu capacidad y no pasa nada.
Jon, Helena y Beatriz, sin hacer nada especial, te desnudan rápidamente porque te demuestran que el primero que tienes barreras en la capacidad eres tú.
Tratas a todos ellos por igual y esto no va por ahí. Cada uno necesitamos que se nos trate a nuestra manera, y ell@s también. Helena tiene unos límites de capacidad, Beatriz otros, Jon otros y… yo otros. Por eso ellos te enseñan sin problemas esa lección de una manera mucho mejor explicada que nosotros cuando intentamos explicarles cómo hacer una noticia para la radio.
En suma, que la experiencia fue genial y que lo aprendido fue, sin duda, mucho mayor que lo enseñado. Por eso, aquí me tenéis a vuestra disposición para lo que haga falta. Mi granito de arena está preparado para el siguiente proyecto que queráis construir, Síndrome Up. GRACIAS!

PD. La foto es "robada" a Gonzalo Montes, buen blogero y tuitero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada